Desayunar en Nueva York

En Nueva York, los restaurantes y hoteles ofrecen una amplia variedad de opciones para el desayuno, desde opciones rápidas para llevar hasta desayunos completos estilo buffet. Aquí hay algunas de las opciones de desayuno más comunes en los restaurantes y hoteles de Nueva York:

Huevos:

Los huevos se pueden preparar de muchas maneras diferentes, como revueltos, fritos, en tortilla, benedictinos, entre otros.

Pancakes y waffles:

Estos son algunos de los platos más populares del desayuno en Nueva York y se pueden servir con una variedad de ingredientes, como frutas frescas, jarabe de arce y mantequilla.

Bagels:

Los bagels son una opción muy popular en Nueva York y se pueden encontrar en muchos lugares diferentes. Se pueden servir solos o con ingredientes como queso crema, salmón ahumado, jamón y huevos.

Bollería:

Los croissants, panecillos y muffins son algunas de las opciones de bollería más comunes para el desayuno en Nueva York.

Frutas frescas:

Las frutas frescas son una opción saludable para el desayuno y se pueden servir solas o en ensalada de frutas.

Cereales:

Muchos restaurantes y hoteles ofrecen una variedad de cereales para el desayuno, como avena, cereales fríos y granola.

Bebidas:

Las bebidas populares para el desayuno en Nueva York incluyen café, té, jugos de frutas y batidos.

Es importante tener en cuenta que los menús de los restaurantes y hoteles pueden variar, por lo que es recomendable revisar el menú antes de pedir. También es común que los desayunos en Nueva York sean abundantes y se sirvan en grandes porciones, por lo que es posible que desee compartir un plato o pedir una porción más pequeña si no tiene mucho apetito.